• ¿Es posible ganar dinero con un blog? Sí.
  • ¿Es fácil? Si.
  • ¿Es rápido? NO.

En este artículo quiero hablarte de las distintas maneras de monetizar una página web.

Mucha gente empieza a escribir un blog con la idea de ganar un dinero extra, pero piensan que sólo existen dos fuentes de ingresos: AdSense y marketing de afiliados. La realidad es que existen más formas de ganar dinero.

Si tienes un blog con intenciones lucrativas lo que te voy a contar a continuación te dará nuevas ideas para sacar rendimiento económico a tus esfuerzos.

¿Quieres saber cómo hacer un blog y ganar dinero? Te explicaré todas las formas que conozco y que existen si sigues leyendo.

Ganar dinero con un blog es una carrera de resistencia, no una carrera de 100 metros

Antes de seguir, me gustaría advertirte de que ganar dinero con un blog es siempre un plan a largo plazo. A MUY largo plazo.

Visitas, autoridad, confianza, conexión con los lectores… son cosas imprescindibles que no se consiguen en dos días, así que si lo que buscas es hacerte rico en 3 semanas siento que voy a decepcionarte.

Hoy en día existen millones de blogs en Internet, de los cuales el 99% son abandonados al cabo de unos meses. Por eso, si quieres que el tuyo te aporte beneficios económicos, una de las cualidades imprescindibles que necesitas es constancia. Y no estoy hablando de meses, sino de años.

¿Estás dispuesto a escribir en tu blog durante los próximos 5 años? De no ser así, quizá te convenga más invertir tu tiempo en algo diferente, o que te tomes tu blog como un hobby y no como un negocio.

Una vez aclarado este punto, podemos empeza:

Publicidad CPC (AdSense)

La manera más fácil y rápida de monetizar un blog es mediante publicidad PPC. Las siglas CPC significan “Costo Por Clic”, lo que quiere decir que te pagan cada vez que un usuario hace clic en uno de tus anuncios.

Existen muchas redes de anuncios CPC, pero sin duda la más popular y la que mejor funciona es Google AdSense. Inscribirse es tan sencillo como entrar en esta web y llenar un pequeño formulario. Una vez que Google apruebe tu cuenta (normalmente tarda menos de 48 horas), podrás insertar bloques de publicidad de distintos tamaños en tu blog.

Lo que distingue a AdSense de otros sistemas de publicidad es que tú no eliges los anuncios que se muestran, sino que Google lo hace por ti. Google analiza el contenido de tu página web en la que has insertado el codigo de publicidad y muestra publicidad que considera relevante para tus lectores. De esta manera, Google mata varios pájaros de un tiro:

  • Los anuncios que se muestran (en teoría) resultan interesantes para tus usuarios
  • Al ser interesantes, hay más posibilidades de que hagan clic y por tanto tú ganes más dinero (y Google también)
  • Los anunciantes pueden llegar a clientes potenciales a pesar de no conocerte a ti ni a tu página

Los ingresos por clic dependen de la competencia que exista en ese nicho de mercado. Cuantos más anunciantes haya, más tienen que pagar porque aparezca su anuncio y por lo tanto más dinero se pueden repartir entre Google y tú. Por ejemplo, en algunas temáticas súper-competitivas como “forex”, “seguros” o “abogados penalistas” puedes llegar a cobrar 3 o 4 dolares por clic, pero lo normal es recibir sólo unos pocos centavos.

Si quieres saber cómo es competitivo un término, dispones de dos opciones:

  1. Hacer una búsqueda en Google y fijarte en cuántos anuncios aparecen en pantalla. Si todos los espacios están completos (encima de los resultados de búsqueda, debajo y en la barra lateral) eso quiere decir que se trata de un nicho competitivo en el cual el clic está bien pagado.
  2. Entrar en el Planificador de palabras clave y buscar ese término. La columna CPC te dará una estimación de lo que pagan las empresas por clic para que su anuncio aparezca en búsquedas y blogs relacionados con ese tema. Lo que tú te cobrarías es menos de la mitad de ese CPC (como un 30-40%).

Pero no todo es de color rosa con AdSense. Antes de que te lances a poner publicidad en tu blog deberías considerar lo siguiente:

  • Es posible que tus lectores se enfaden y te consideren un vendido. En ocasiones, tener publicidad da mala imagen y resta seriedad a tu blog
  • Normalmente, para que la publicidad CPC sea rentable necesitas tener una gran cantidad de tráfico
  • Google tiene derecho a cerrar tu cuenta de AdSense cuando les dé la gana y sin darte ningún tipo de explicación.

Publicidad CPA

Otro tipo de publicidad menos conocida es la publicidad CPA (Costo Por Acción). En este caso, cuando un lector hace clic en tu anuncio es redirigido a una landing page en la que tiene que realizar una acción, como generarse una cuenta, llenar una encuesta o dar sus datos personales para recibir más información. Por cada usuario que complete la acción tú te llevas una comisión.

Como puedes imaginar, el porcentaje de conversiones (la gente que hace clic en tu anuncio y además realiza la acción) es mucho más bajo que en el caso de la publicidad CPC. Sin embargo, esto se compensa con una comisión por conversión mucho más alta –normalmente de varios dólares.

Para que la publicidad CPA tenga éxito, es importante que ésta sea muy relevante para el nicho de tu blog. Si tienes un blog de desarrollo personal y pones un anuncio de Movistar para captar nuevos clientes, lo más seguro es que sea un fracaso. Sin embargo, ese mismo anuncio en un blog sobre ofertas de tarifas de móviles funcionará mucho mejor.

En general, cuanto más específico sea el tema de tu blog, mejor funcionarán las campañas CPA (siempre que éstas sean relevantes).

Anunciantes privados

Una alternativa a las redes de anuncios que he comentado en los puntos anteriores son los anunciantes privados. Igual que las revistas alquilan sus páginas a empresas, tú puedes alquilar zonas de tu blog a empresas del sector por un precio fijo mensual.

Hay dos maneras de encontrar anunciantes privados:

  • Ofrecer tus servicios a posibles clientes. Esta estrategia consiste en ponerse en contacto por e-mail o por teléfono con empresas de tu nicho que podrían estar interesadas en anunciarse en tu blog. Puedes empezar por aquellas que tienen contratada publicidad AdSense, porque sabes que ya invierten en publicidad online todos los meses. Si eres capaz de demostrarles con datos y gráficas que les sería más rentable anunciarse en tu página que a través de Google, puede que estén dispuestas a hacer el cambio.
  • Que ellos se pongan en contacto contigo. Si consigues que tu blog se convierta en un referente dentro de tu nicho, es muy posible que sean las propias empresas las que se pongan en contacto contigo para anunciarse en tu web. La forma más fácil de que esto ocurra es mostrando públicamente que aceptas anuncios en tu web. Por ejemplo, puedes tener un banner con el mensaje “Anúnciate en este blog” que lleve a una página en la que los posibles anunciantes puedan descargarse un tríptico con las estadísticas de visitas del último año, los motivos por los que les sería rentable anunciarse en tu página y los precios.

Como en el caso de la publicidad CPA, cuanto más específico sea tu nicho mejor funcionará este método de monetización, ya que habrá más empresas interesadas en anunciarse en tu página. Además, cuanto más tráfico generes más dinero podrás pedir a los anunciantes, ya que más personas verán su publicidad cada día.

Marketing de afiliados

El marketing de afiliados no es más que un tipo específico de publicidad CPA en el que la acción que tiene que realizar el usuario es comprar algo. Es decir, tú actúas como comercial, promocionando en tu blog un producto o servicio de otra compañía, que te paga una comisión cada vez que le generas una venta.

Las plataformas de afiliación funcionan de la siguiente manera:

  1. Te registras como afiliado
  2. A través de la plataforma creas unos links especiales con tu identificador, que apuntan a la página del producto a promocionar
  3. Pones esos links en tu blog
  4. Un lector hace clic en cualquiera de esos links, hace una compra en los próximos X días (X depende de la empresa) y tú te llevas una comisión
  5. Al final de mes te ingresan en tu cuenta corriente el importe total de todas las comisiones

¿Fácil, verdad?

El primer programa de afiliados de la historia fue el de Amazon, pero hoy en día existen muchos más y prácticamente en todos los sectores: viajes, telefonía, productos digitales… Para encontrarlos sólo tienes que buscar en Google el nombre de la empresa seguido de la palabra “afiliados”.

En ocasiones son las propias empresas las que gestionan sus programas de afiliación, pero lo más común es que lo hagan a través de redes de afiliación.

El importe de la comisión varía en función de la compañía, y va desde un 3-5% sobre el precio de venta en el caso de productos físicos hasta un 50-70% cuando se trata de productos digitales.

La clave para tener éxito con la afiliación es interceptar a los usuarios que están en medio del proceso de compra y llevarlos a tu blog, y la manera más común de hacer esto es escribiendo artículos sobre ofertas o análisis de productos y posicionarlos en Google para términos comerciales. Me explico.

Si alguien busca en Google la palabra “cafetera” no sabes qué intención tiene. Quizá quiera comprarse una cafetera, pero quizá ya tenga una y se le haya averiado, o a lo mejor es un niño buscando fotos de cafeteras para un trabajo del colegio. Sin embargo, si usuario busca “comprar cafetera”, “análisis cafetera Nesspreso” o “precio cafetera Tassimo”, sabemos que está pensando en comprarse una cafetera y, por lo tanto, es mucho más posible que acabe generándote una venta. Este segundo tipo de usuario es el que te interesa que visite tu blog.

 

Productos propios

El método más lucrativo para ganar dinero con tu blog es vender tus propios productos, ya que no hay intermediarios y por lo tanto los márgenes son más amplios.

Lo más común en Internet es la venta de productos digitales, y más concretamente la de productos digitales como ebooks o cursos. La ventaja de este tipo de productos es que duplicarlos es gratis, por lo que una vez creados cuesta lo mismo vender uno que un millón. Además, todo el proceso de venta se puede automatizar fácilmente gracias a plataformas como E-Junkie, Gumroad o incluso Amazon

Además de productos digitales, también es posible vender productos físicos a través de un blog. El mayor inconveniente de esta estrategia de monetización es que no funciona de manera automática: tienes que mantener un stock, ir a la empresa de paquetería a hacer los envíos y gestionar incidencias y devoluciones. Sin embargo, esta ardua labor se puede solucionar utilizando un sistema de venta llamado dropshipping que consiste en pasarle los pedidos directamente al proveedor. Éste, a cambio de unos honorarios, se encarga de hacer el envío directamente al usuario. De esta manera tú no tienes que preocuparte de nada.

Vender tus propios productos no es sencillo, ya que para tener éxito tienes que hacer muchas cosas bien. Crear algo que otros quieran comprar ya es un desafío, pero ese es sólo el principio. Además de crear el producto necesitas tener conocimientos de marketing, copywriting, política de precios, búsqueda de clientes y un largo etc. Es por esto por lo que el 99% de la gente que intenta crear y vender sus propios productos fracasa.

Servicios

Tener un blog y escribir en él frecuentemente sobre un tema te ayudará a posicionarte como experto en tu nicho de mercado. Pasado un tiempo, puedes aprovechar esa autoridad para ofrecer tus servicios. Como a lo largo de los meses has demostrado que sabes sobre tu campo y has establecido una relación de confianza con tus lectores, puede que algunos de ellos estén interesados en lo que ofreces y se conviertan en clientes.

La clave de este modelo de monetización es la confianza. Demostrar tus conocimientos con lo que escribes no es suficiente; tu vida debe ser un fiel reflejo de lo que predicas, es decir: tienes que vivir tu propia historia.

Estas son algunas maneras de generar confianza en tu blog:

  • Credenciales. Transmite confianza y demuestra que no eres un desconocido, porque si has aparecido en diversos sitios que te avalan… será por algo.
  • Testimonios. Las opiniones de otros clientes satisfechos son una de las mejores maneras de conseguir que los nuevos clientes confíen en ti. Para conseguir las primeras, empieza trabajando gratis o a mitad de precio a cambio de un testimonio positivo al acabar. Cada vez que un lector te escriba un e-mail diciéndote algo bonito pídele permiso para usarlo como testimonio en el futuro.
  • Dar la cara. Que tus lectores te vean en fotos y en vídeos transmite cercanía. A la gente le gusta interactuar con personas, no con robots.
  • Diseño. El diseño de un blog importa, y mucho. No es lo mismo entrar a un blog con dominio xxxxx.wordpresss.com y la plantilla por defecto, que entrar a un sitio web bien estructurado. El primero transmite desconfianza por los cuatros costados, mientras que el segundo es mucho más profesional. Una web con un buen diseño está gritando “¡voy en serio!”.

Promoción de tu empresa

Si ya tienes una empresa, un blog puede ser un fantástico instrumento de marketing. A tus clientes les interesa saber quién eres, cómo trabajas y cómo funcionan las cosas en el detrás de camara.

 

Lo más importante que debes recordar a la hora de utilizar un blog para promocionar otros proyectos es que una comunidad no se crea en un día. Por eso, debes empezar a construirla antes de que la necesites, porque cuando llegue ese momento será demasiado tarde.

Donaciones

Pocas personas se dan cuenta de que la manera más fácil de ganar dinero con un blog es pidiéndole a tus lectores que, si tu trabajo les ha ayudado de alguna manera, te ingresen lo que consideren conveniente a través de PayPal. Ya sabes: ¡a veces sólo hay que pedirlo!

Esto es algo al alcance de cualquiera y no requiere conocimientos de programación de ningún tipo, ya que PayPal te proporciona el código HTML necesario y tú solo tienes que añadirlo a tu blog. Puedes conseguir tu botón de donaciones aquí.

Si quieres ser más original, también puedes generar el código para una donación de un importe fijo y en vez del botón de PayPal utilizar uno que diga “invítame a un café”.

Oportunidades laborales

Vivimos en una época en la que entregar un CV es equivalente a poner un folleto de publicidad en el parabrisas de un coche: lo más seguro es que acabe en la basura.

Un título universitario ya no es suficiente para encontrar trabajo.  Ahora se exige que además demuestres que sabes hacer algo útil. ¿Y qué mejor manera para demostrarlo que a través de un blog?

Publicar frecuentemente significa exponerse, dar la cara. Sí, es posible que tanto amigos como lectores anónimos se rían de ti, pero también es posible que lo que haces guste y llame la atención de alguien. Y si esa persona tiene una empresa y está buscando a alguien con tu perfil, quizá tú seas el elegido.

Tener un blog significa abrir la puerta a todo tipo de oportunidades, y no sólo laborales. Desde que te regalen una guía de viajes de Barcelona porque a un editor le ha hecho gracia un post tuyo hasta encontrar novia, todo es posible.

Así que… ¿a qué estás esperando? ¡Empieza tu blog hoy mismo!

 

Cómo Ganar Dinero con un Blog

Comentarios